sábado, 8 de septiembre de 2012

LLEGADA A KOH PHANGAN, LA ISLA DE LAS FIESTAS, PARA EMPEZAR BLACK MOON PARTY

Llegamos a Ko Samui en un avión de hélices que parecía que iba a necesitar que le ayudáramos a despegar a base de pedaleo. En menos de una hora habíamos cruzado Tailandia de costa a costa. Eran cerca de las once de la noche por lo que nos fuimos directamente a hostal que habíamos reservado ya que al día siguiente cogíamos un ferry hasta Koh Phangan a las siete de la mañana.

Abrimos la puerta del bungalow de Ko Samui y de repente veo un elefante con forma de cucarachas bajando a toda prisa por una de las paredes de la habitación...No habíamos visto cosa igual en la vida...Mas que una cucaracha parecía una tortuga. Exigimos que nos cambiaran de bungalow y lo hicieron, a otro que tenía una única cucaracha y del tamaño estándar...¡Vaya nochecita que pasamos! Yo en sueños no paraba de sacudir la cama para "tirar" a las cucarachas al suelo. Asqueroso...

Por la mañana cogimos la furgoneta que nos llevaba al muelle y allí el ferry que nos llevaba a Koh Phangan. Esta isla es conocida por la famosa Full Moon Party, la fiesta de la luna llena, a la que acuden personas de todo el mundo. La fiesta había sido el mismo día que nosotras llegamos a Tailandia, nos pilló en Bangkok, pero eso daba igual porque en esta isla la fiesta estaba mas que asegurada.

Del muelle al hotel en furgoneta, dejada de mochilones en el bungalow y rápidamente para la playa. Habíamos elegido el hotel a escasos metros de la playa donde se celebra la Full Moon Party porque pensamos sería la mas animada, Haad Rin Rock o Sunset Beach, y aun mas cerca de la playa llamada Haad Rin Nai o Sunrise Beach asíque teníamos a un lado la playa del amanecer y al otro la playa del atardecer ¿Podía haber un sitio mejor que ese?

Pasamos todo el día en Haad rin Rock, una playa preciosa con bungalows con sus hamacas, llena de palmeras, con un par de campos para jugar al voley playa, bares y chiringuitos con su música de fondo...



De paso por algunas agencias preguntamos el precio para hacer al día siguiente una excursión a Koh Tao que nos habían dicho que era una pasada. Queríamos reservar con barco rápido pero todas las compañías estaban completas así que tuvimos que reservar con barco grande, me alegro mucho de haberlo hecho... :) en el siguiente post contaré por que...

Ya que teníamos la playa del atardecer a menos de un minuto de nuestra casa, quisimos ir a verlo allí. Nada...Una playa dejada de la mano de dios, sucia y muy pequeña. Nos decepcionó un poco pero teniendo la del amanecer, ¿quien necesita la del atardecer?

Nos fuimos a casa a darnos una ducha, cambiarnos y a la calle a cenar alguna rica delicatesen de la zona. El precio en las islas es bastante mas caro que en el interior de Tailandia pero aun así es mas asequible que en Europa, Estados Unidos...

De repente, recibimos un correo de los americanos que habíamos conocido en el treking de la selva, uno de ellos era el summer love de mi amiga. Iban a ir a una fiesta que se hacía en la playa, la Black Moon Party. Nosotras no sabíamos que íbamos a hacer, de momento, cenar e irnos a Haad Rin Rock a tomar algo ya que si por la tarde había tenido tanto ambiente por la noche seguro que estaba aun mejor.

De nuevo, diluvio universal. Conseguimos refugiarnos en uno de los chiringuitos de la playa y esperamos hasta que se tranquilizara un poco. Alrededor nuestro, nadie. ¿Cómo es posible que hace dos horas estuviera llena y ahora, a las once de la noche de un viernes, estuviera vacía?

La explicación era sencilla, todo el mundo estaba en la Black Moon Party así que allá que fuimos. Se trata de una fiesta privada en la playa en la que tienes que pagar una entrada de, al cambio, 15€ (lo que en Tailandia es una pasta) pero si que es verdad que luego las copas están super baratas y las cervezas mucho mas.



La música es house básicamente y todo gira en torno al fosforescente. Camisetas, pantalones, pulseras, collares, gorras, gafas, cualquier cosa que te puedas imaginas, pero además de eso, la gente se pinta el cuerpo con dibujos fosforescentes que a la luz hacen un efecto bastante chulo, teniendo en cuenta que en este caso la única luz que teníamos era la de unas antorchas de fuego, una pasada.



Al principio poco ambiente hasta que empezó a llegar la gente. La música genial y el hecho de estar sentada en la orilla del mar tomándote una cerveza mientras hablas con unos y con otros y mojas tus pies en el agua es único.

Nos encantaron unos chicos tailandeses que empezaron a bailar con fuego y estuvieron así mas de tres horas sin parar haciendo unas figuras realmente geniales y dejando a todo el mundo alrededor estupefacto, como hipnotizados.




Nos lo pasamos super bien, así nos dieron las horas que nos dieron y eso que al día siguiente teníamos excursión y nos venían a buscar al hotel a las siete... Lo único que ensombreció un poco la noche, para mi no especialmente,  fue que los americanos no aparecieron hasta después de que nosotras nos hubiéramos ido y mi amiga se quedó un poco plof.



Otras entradas que te pueden interesar:





2 comentarios:

  1. En la Full Moon Party he estado varias veces pero nunca me ha coincidido con una Black Moon. Dicen que el ambiente es mucho más auténtico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotras nos encantó Jesus :) supongo que cada fiesta tiene su punto...

      Eliminar